Financiamiento para publicar novela Fass

By Ricardo Laguna DelaMaza

Art and Culture > Literature

Successful!

15758

Backers:

43

Funded

$1,380USD
103%

The goal is

$1,348USD

Time left:

Ended 08/19/16

"Fass es una novela experimental que mezcla diversos registros periodísticos y literarios. Un libro objeto con excelentes ilustraciones. ¡Apoya su publicación!"

Created by

Dc8f41a10b96ba1ad4e7efcf663ec8edfaff5ce7

Región Metropolitana De Santiago, Chile

  • Description

  • Updates4

  • Backers (43)

  • Comments (0)


¿De qué trata el proyecto?


Fass es una novela corta sobre la vida del cineasta alemán Rainer Werner Fassbinder. A través de un enigma policial y artículos sobre la vida del director se va configurando una obra que mezcla  escenas de teatro, guiones cinematográficos, textos periodisticos, diálogos de internet y mucho más. Dado su caracter ecléctico, la obra necesita del apoyo popular, dado el hermetismo inherente del mercado editorial que es reticente a la innovación o experimentación. Es por esto que ¡Fass necesita tu apoyo


 


¿Cómo voy a utilizar el dinero?


No teman, esto no es una estafa piramidal, ni  me escaparé a una playa mexicana a tomar sol con un tequila sunrise en la mano.  ¡No! El dinero de esta campaña será utilizado íntegramente en los costos propios de la publicación de la obra.


Acerca del creador: 


Soy Ricardo Laguna, periodista y escritor. Me he dedicado a escribir sobre música, libros y diversos temas culturales. Como escritor obtuve la beca de Creación Literaria Emergente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile en 2012, y he pubicado el libro de cuentos Ficha Clínica (Pornos, 2012) y Grafitti ( E-Book Ediciones Letras Kiltras 2013) . Actualmente busco editorial para Fass, y me encuentro en los últimos ajustes de Samples, una novela multimedia ¡Que incluye banda sonora!





¿Cómo y cuándo se entregarán las recompensas?


Como es una obra literaria y debe publicarse, quienes quieran apoyar la recompensa de la obra autografiada, recibirán su copia apenas esté disponible.


Sin embargo, a quienes contribuyan  con mayores recompensas, recibirán su retribución antes de la publicación de la obra, sea disfrutando una cerveza, sea coordinando la exposición de un filme de Fassbinder a una hora y lugar determinado.  Sólo me bastaría contactar al fondeador y ver la forma de responder a su contribución para que quede absolutamente satisfecho.


¿Cuáles son los riesgos del proyecto?


¿Qué sea un fracaso? Todo proyecto siempre es una inversión riesgosa, sin embargo uno debe creerse el cuento y echarle ganas para vencer los obstáculos. Ya he recibido negativas y aquí estoy con la misma ilusión de siempre, pero sé que no estoy solo, porque con esta iniciativa, son muchos los que apoyarán este proyecto de literatura experimental. ¡La cultura debe ser de todos! Y, además, este proyecto busca no sólo la públicación de una obra literaria, sino que quienes apoyen esta iniciativa, disfruten una experiencia, sea a través de una conversación en un bar, sea en la presentación de un filme, sea en el lanzamiento de la obra, etc. Yo me arriesgo por ti, fondeador, ¡tú arriesgate por mi!


Contactar al creador:

  • mail: russelljunior@yahoo.com
  • teléfono: 964162386
09/05/16

La meta!!!!

por Ricardo Laguna DelaMaza
Hemos logrado la meta!!!! Muchas gracias a cada uno de quienes confiaron y aportaron a este proyecto. No, no me escape a la Islas Virgenes con su dinero y llegó el momento de pagar sus recompensas. Esto se hará de inmediato, esta semana se comenzará a entregar los libros a quienes los compraron. A los amigos mexicanos los libros se comenzarán a enviar desde el 12 de septiembre con los regalos y recompensas acordadas. A quienes escogieron una tarde de shop y lomito, me contactaré con ustedes esta misma semana. Muchas gracias a todos y espero que disfruten de esta obra experimental!
fasscaja.jpg 16.63 KB
07/18/16

Un tercer adelanto....

por Ricardo Laguna DelaMaza

Les comparto un nuevo adelanto... ya vamos en la mitad de la meta!!!! Conozcan algo más de Fass...

9. En el principio fue el Western…

 

¿Puedes guardarme un secreto? Fui un niño que no tuve infancia. Así como suena. ¿Qué exagero? ¿No has visto mis películas? Analiza las familias que describo en esos filmes y descubrirás que en esos núcleos atípicos y disfuncionales represento mi propias frustraciones infantiles.

Mi papá era un médico que se llamaba Hellmuth. Quizás los mejores recuerdos que me dejó son las prostitutas. Mi padre las atendía en su consulta en el centro de Munich. Acudían a él para realizarse el chequeo de salubridad y obtener el permiso respectivo para ejercer su noble profesión. A mí me parecían unas muchachas agradables y sé que a ellas yo también les despertaba simpatía. Mi relación con Hellmuth duró poco, me abandonó a los ocho años.

En su ausencia, no tuve otra opción: yo fui mi propio padre.

Mi madre se llamaba Lilo. Era una mujer fría y despreocupada. Por las tardes, se deshacía de mí y me entregaba a su amiga María. María me llevaba a pasear y me contaba historias inverosímiles. Yo tenía un apetito voraz por esos relatos que ella inventaba sólo para mí. A veces pienso que María hubiera sido la madre que siempre soñé.

Tampoco encontré consuelo en los colegios. Me expulsaron de una decena, caí en múltiples internados de los que escapé y sólo fui relativamente feliz en una escuela Rudolf Steiner que defendían un método educativo innovador: “A los niños no se les debe forzar a hacer nada, sino que deben decidir siempre por sí mismos lo que crean correcto”. Fue un oasis entre tantos maestros impositivos y sus normas retrogradas de disciplina y dominio. Ese sueño duró poco y continué ese periplo de colegios efímeros.

Para sobrevivir a esa infancia caótica, encontré algunas vías de escape. Me gustaba pintar. Tengo un montón de dibujos en el viejo piso de Munich. Al contrario de muchos niños, los juegos no me motivaban. Prefería sentarme a una distancia prudente y observar cómo se comportaban esos infantes. Muy de vez en cuando me integraba a las correrías y travesuras.

Fue por esta época que se inició mi pasión por el cine. Recuerdo que mi madre me regaló una grabadora y esa fue la excusa para escribir guiones y dirigir mis propias radionovelas. Los pocos interesados en participar en este juego se aburrían rápido de mí. Yo era un pequeño dictador que no los escuchaba e imponía sus puntos de vista. Pero, sobre todo, encontré refugio en el cine. Amaba los Westerns. Tenía siete años y me la pasaba viendo películas de John Wayne o melodramas cursis de la Alemania de post-guerra. Puedo decir, orgullosamente, que me eduqué en esas escapadas al cine.

Tengo otra confesión. Yo nunca aprendí a quererme a mí mismo, ni mucho menos esperé que alguien me amara o me entregara un mínimo afecto. Para evitar, entonces, el rechazo de mis congéneres, ejercité mi mejor coraza: una actitud apática y desagradable. Sólo comportándome como un niño irritante e insoportable, me protegía del dolor y la falta de cariño. Tenía también otros métodos que me ayudaron a sopesar mis carencias afectivas. Yo era un niño generoso, pero era una generosidad absurda y me gastaba mi exigua mesada en regalos a mi madre. Buscaba con eso, que ella, por tan sólo una vez, me demostrara una pizca de afecto. Mamá nunca me tendió una mano que me sacara de la ciénaga del abandono y el desprecio. A veces, después de entregarle un presente, me acercaba a ella, buscando un abrazo o una caricia. Ella, indiferente, hurgaba en su cartera, sacaba algunos centavos y me mandaba al cine o a un puesto de salchichas. Así, podía liberarse de mí toda una tarde. Y yo, defenestrado, aumentaba mi desprecio por ella.

Es todo lo que tengo para decir de mi infancia. Ya conociendo esta faceta de mi vida ¿Puedo pedirte un favor?

Quédate conmigo esta noche y…Ámame…

07/06/16

Nuevo adelanto...

por Ricardo Laguna DelaMaza

Comparto un segundo extracto de Fass y otra ilustración....

8. ARMIN

 

Míralo, Kurt, ¡es idéntico a James Dean!
¿Quién?
El chico que está limpiando las jarras de cerveza
Tiene un aire, pero de ahí a ser igual…Rainer
Anda y háblale
¿Yo?
Sí, tú
Y por qué yo…
Porque lo ordeno…Y soy el Dios de este lugar…

 

Se llamaba Armin Meier y trabajaba doble turno en la taberna Eiche. El Eiche era refugio de los más diversos artistas. De día, el joven oficiaba de ayudante de carnicero y por las noches atendía en ese bar. Su historia podía ser un guión fassbinderiano. Nacido en plena guerra bajo la filosofía de supremacía racial, su madre se esforzó en que su hijo fuera casi un adonis ario. Sin embargo, y ya cumplida la sagrada misión ideada por Himmler, abandonó a su hijo en un orfanato. Sí, era guapo, pero cuando hablaba, cacareaba un acento de alemán campechano que pocos comprendían. De infancia sufrida, a los quince años, sin ninguna instrucción, Armin había caído bajo el yugo de un médico rural que lo empleó como criado, jardinero y compañero de aventuras sexuales. La liberación del doctor sólo podía darse entre matarifes salpicados de sangre coagulada y copones de espumosa cerveza. Rainer se enamoró de inmediato de ese joven. La timidez del director impidió un primer acercamiento a su objeto de deseo. Pero otra noche envalentonado por las copas de más, Rainer, borracho, se acercó a Armin y comenzó con él un idilio de amor y odio. Esa noche, Fassbinder confesó que junto a su nueva conquista “tuvimos nuestra noche de bodas”. ¿El año de la boda? 1974. ¿Qué le entregaba ese joven a Fassbinder? Harry Baer aventura una respuesta: “era una persona tan fresca y espontánea, tan ávida de absorberlo todo, tan tierna y sin complicaciones, que Rainer perdió todo el temor de entregarse él mismo de idéntica forma. Era feliz por primera vez”. Pero la felicidad del director no iba por el mismo carril de Meier. Fassbinder utilizaba a Armin como un juguete sexual y podía disponer de él como quisiera. A veces, el granjero apolíneo era cocinero, otras veces se preocupaba del aseo hogareño de Rainer y recibía a cambio exiguas caricias afectivas. Fassbinder se preocupaba también de instruirlo, casi como si fuese Rex Harrison modelando a Audrey Hepburn en My Fair Lady. Pero Armin distaba mucho de ser una “Lady”. Sus ataques de celos eran memorables y se hacían con espectáculos en el Eiche, en la calle o en el departamento de Fassbinder. Donde fuera. A Rainer, eso poco le importaba, No vivía, ni se desvivía por Armin. No le era fiel, y cuando se le presentaba la oportunidad, cumplía con una de sus adicciones sexuales: jóvenes afroamericanos que conocía en los clubes de New York, mientras, atrapado por los ritmos de la onda disco, contorneaba su cuerpo brilloso de sudor.

 

La relación agonizaba. La última opción de salvar ese barco a la deriva, debía ser en marzo de 1978, el cumpleaños 33 del director. Armin y Rainer lo celebrarían en Nueva York. Ese viaje, no fue un idilio romántico, Fassbinder se había aburrido de su Toy Boy, y lucía desganado y apático. El consuelo lo encontró, evidentemente, en jóvenes afroamericanos…

 

De regreso a Alemania, comenzó la cuenta regresiva de Armin. Incapaz de obtener el amor del director. Se refugió en las drogas y el alcohol. El 6 de junio de ese año, el hedor del departamento donde residía el otrora Adonis daba cuenta de que el reloj vital de Armin se había detenido para siempre. Se había suicidado con una sobredosis de somníferos y alcohol.

La muerte de Armin golpeó fuerte al director. Fue un mazazo que lo dejó bueno para nada. Se negó a asistir al funeral de su ex amante y se refugió en el hotel Interconti en Munich. Su amigo Harry Baer trató infructuosamente de sacarlo de ese estado de autoflagelación. Fue imposible. El director, recuerda Baer, justificó su ostracismo, aduciendo que “no podía asistir al entierro de ninguna de las maneras porque se habría derrumbado ante la tumba y los demás descubrirían que el cerdo asesino volvía a poner en escena otra de sus malditas comedias”.

La muerte de Armin cambió todos los planes de Fassbinder. El propio director lo recuerda así: "Yo tenía tres posibilidades: una era marcharme a Paraguay y hacerme granjero. No sé por qué a Paraguay, pero me dio por ahí. La segunda posibilidad era que casi dejé de interesarme por todo lo que me rodeaba. Habría sido una especie de enfermedad mental. La última posibilidad fue hacer una película. Para mí, lo más natural, lo más fácil. Es absolutamente lógico, y es lo que hice".

Esa película-elegía es Un año de 13 lunas. Trágica historia de los 5 últimos días de Erwin/Elvira, un travestí que trabajaba en un matadero y que, incapaz de encontrar el amor, termina autodestruyéndose. Fassbinder había nuevamente traspasado los límites de ficción y realidad. Con ese filme dolido, trepidante, vulgar, repulsivo y poético, “la bestia” intentó, infructuosamente exorcizar un espectro que lo acompañó hasta los últimos días de su estrafalaria existencia.

 

06/30/16

Un adelanto de FASS!!!!

por Ricardo Laguna DelaMaza

Gracias por sus aportes, gracias por sus fondeos y buenas vibras. Esta novela no podría ver la luz sin su inefable aporte. Muchos me han preguntado si puedo postear algun extracto de mi obra. Y...bueno... aquí va el primer capitulo de Fass y una excelente ilustración de Paulina Yañez, la artista visual que le pone el talento en las imágenes (paganas) a Fass!! Disfrutenlo!!!

¡Aviso! Cuando logremos un 30% publicaremos otro capítulo y una nueva ilustración...Nuevamente, ¡¡¡Gracias por su apoyo!!!

Blue Angel

Sólo tengo una foto tuya. Tú y ese efecto pictórico que te dejó atrapada en millares de partículas azulinas. Tú, Cordelia, ni siquiera miras el lente. Claro, tienes esa estúpida superstición de que un sólo click desintegrara todo atisbo de tu alma. Es una imagen extraña. Resaltan tus grandes ojos negros, y un rayito de sol que acaricia insolente tu mejilla. Esquivas la sonrisa. Prefieres esa pose de musa fassbinderiana que tanto amas. ¿Qué papel jugabas esa vez? ¿Verónica Voss?, ¿Petra Von Kant? ¿María Braun? ¿Lola? ¿Lili Marleen? Quizás eres una extraña mezcla de cada una de esos caracteres. Una Frankenstein construida con el sufrimiento y decepción de mujeres que eran demasiado fuertes para esa parodia alemana de post guerra. Nunca te seguí ese juego de cinéfila delirante, enamorada de la música de Peere Raben, entregada al culto de Hanna Schygulla, cautiva del Nuevo Cine Alemán.. Solo tenías tiempo para Fassbinder. Eso minó nuestra pseudo-relación Y yo, el hombre de carne y hueso, era un mísero apéndice que mutilarías, apenas encontraras otro demente que te siguiera ese jueguito enfermizo de cine arte teutón. Pues bien, ayer la navaja hizo la tarea final. Para mi cadalso, escogiste una plaza en Lastarria. Recitaste de memoria el pergamino con mi condena. “Pablo, debemos tomar caminos separados. Llegó un momento trascendental en mi vida. Tuve una revelación. No lo entenderías si te lo explicara o, apuesto, que te reirías en mi cara. Me da igual. Emprenderé un viaje y, quizás, cuando regrese ya no sea la misma. Cuídate mucho”. Eso fue todo. Te levantaste de la banca y no permitiste mis descargos. Qué bicho te habrá picado. Ya no sé ni qué decir. Simplemente llegué después de tu disparo fatal y revisando papeles encuentro esta foto azul. La única que me queda. Una donde esquivaste mi lente. Una donde me esquivaste, buscando sobre mis hombros los ojos de Fass, esa bestia que te ha robado el alma. 

Financiamiento para publicar novela Fass

Choose a reward:

Starting from $13USD or more

Limited (30/30)

there are 0 Backers

¡El libro!, tendrás en tu mano un libro objeto de gran calidad, y autografiado. Es Fass y es ¡Fassbuloso!. Y ,por supuesto, el abrazo y apretón de manos que recibiras de mi persona ¡es gratis!

Choose this reward

Starting from $16USD or more

Limited (5/20)

there are 15 Backers

El gran lanzamiento. No, no te invitaré a un lanzamiento a la luna, si no al lanzamiento de Fass. El lanzamiento incluirá un vino de honor, música, sorpresas y, además, tu libro autografiado por el autor.

Choose this reward

Starting from $29USD or more

Limited (7/12)

there are 5 Backers

¿Quieres vivir la experiencia de un shop heladito y un sandwich al estilo germano? Sí, tal cual Fassbinder disfrutaba sus pintas de cerveza en el Eiche de Munich, serás tú el que se haga partícipe de una tarde o noche de cervezas y conversación sobre cine, literatura, música, y un largo etcétera. Además de esta refrescante recompensa, te guardaremos un ejemplar autografiado para entregarte en el lanzamiento de la obra. ¡Fasstastico!

Choose this reward

Starting from $40USD or more

Limited (6/8)

there are 2 Backers

Luz, cámara ¡Acción!. La película. Si un libro, un lanzamiento, la visita a una cervecería no te son suficientes, es que te está faltando el cine. No sólo recibes el libro autografiado, la invitación al lanzamiento y la tarde cervecera, sino que también serás partícipe de la proyección de una película de Fassbinder. Ese día comentaré brevemente la vida del director y daré datos freaks del filme a presentar.

Choose this reward

Starting from $56USD or more

Limited (4/8)

there are 4 Backers

Definitivamente te estás pasando películas. La recompensa más esperada. Te llevas el libro autografiado, la invitación al lanzamiento, el encuentro en la cervecería, y la exposición de tres filmes, no uno ¡Tres! con su respectiva presentación sobre los datos de la película a exponer. Y tu nombre, tu sagrado nombre, estará en los agradecimientos, para dejar un registro de tu apoyo incondicional ¡Danke schön!

Choose this reward